EL ALQUILER SE PONE DE MODA EN ESPAÑA

España es un país de propietarios, donde tradicionalmente se ha optado por la compra de viviendas, sin embargo, y pese a la caída del precio de la vivienda, esta tendencia está cambiando.

Este cambio en la cultura tradicional fue impulsado por la crisis económica que azota al país desde 2008 y que sigue teniendo efecto en el sector inmobiliario. Inestabilidad laboral, falta de ahorros, elevados requisitos para pedir hipotecas o la poca flexibilidad en la compra de un inmueble son algunos de los motivos que hacen que el alquiler esté en auge.

Sin embargo, los motivos económicos no son los únicos que motivan este cambio de mentalidad. Nos encontramos en un mundo cada vez más globalizado, donde una persona joven no puede plantearse una estabilidad suficiente como para comprar una vivienda y vivir allí el resto de su vida. Actualmente, una persona puede pasar de vivir en Sevilla, su ciudad natal, a trabajar en Valencia y tener que mudarse allí, o a Alemania, o incluso Estados Unidos. En el caso de comprar una vivienda, el propietario se obliga a venderla o alquilarla para poder marcharse, con todo el tiempo y esfuerzo que eso conlleva.

El alquiler subsana todos estos problemas que se acaban de enumerar, pero también tiene su parte negativa, que podría resumirse en dos grandes bloques: el primero de ellos, la escasa oferta de alquiler provoca el aumento del precio y la dificultad de encontrar vivienda y el segundo sería el relativo al dinero que se gasta en el alquiler, mientras que la compra de una casa supone que una vez consigamos pagar todo su valor dejará de costar dinero, en el alquiler ese dinero no va a tener repercusión en el futuro, se paga por lo que se consume, no como inversión para el futuro. ¿Crees que vas a estar toda la vida en la misma empresa o con las mismas circunstancias vitales?

Esta es la mentalidad ya no es la de un millenial que hace sus números y piensa en los impuestos de adquirir una vivienda, los ritmos cambiantes de vida (laborales o personales), los cambios de hábitos y costumbres, las deducciones fiscales por alquilar, los precios de la vivienda, poder vivir donde se quiere en cada momento, encarecimiento de la intermediación inmobiliaria, … La vivienda puede llegar a ser bien de consumo, piensan muchos millenials. La renta es un bien cada vez más preciado y la inmovilización de la misma o los altos tipos de interés desalientan a comprar. ¿Porqué no destinarlo a vivir mejor, una mejor educación? ¿Adquirirás un coche si tienes buen transporte público? La sharing economy es un hecho, blabacar, wallapop o las empresas de compartir moto, son un claro ejemplo de algo que pasará por la mente de quien adquiera una vivienda. No son pocos los que se compran una casa como inversión de una hipoteca que seguro puedan pagar, pero viven donde quieren en cada momento.

Dicho esto, llega el momento de reflexionar, ¿compensa comprar un inmueble?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: